Cahuala es una localidad cercana al lago Huillinco, en la Isla de Chiloé.

Hace más de treinta años escogimos este lugar, inmerso en la naturaleza, para realizar nuestro proyecto de vida.

La gran mayoría de nosotros fuimos scouts. Descubrimos que, estar en la naturaleza rodeados de muy buenos amigos vivenciando los valores del escultismo, nos daba un sentido más profundo y permanente en la búsqueda de querer ser “siempre mejor”, como lo dice la máxima scout.

Cahuala es una localidad cercana al lago Huillinco, en la Isla de Chiloé.

Hace más de treinta años escogimos este lugar, inmerso en la naturaleza, para realizar nuestro proyecto de vida.

La gran mayoría de nosotros fuimos scouts. Descubrimos que, estar en la naturaleza rodeados de muy buenos amigos vivenciando los valores del escultismo, nos daba un sentido más profundo y permanente en la búsqueda de querer ser “siempre mejor”, como lo dice la máxima scout.

Vivimos en comunidad dos años en Santiago para probar si era posible extender lo vivido en los campamentos, a la vida cotidiana.

Vivimos en comunidad dos años en Santiago para probar si era posible extender lo vivido en los campamentos, a la vida cotidiana.

Una vez terminados nuestros estudios universitarios, tomamos la decisión de partir al sur.  La experiencia no sólo había sido posible, sino que se proyectaba al futuro con mucha fuerza; sólo nos faltaba encontrar el lugar indicado.

Desde que empezamos a llegar a la isla, en octubre de 1987 hasta ahora, nuestra vida ha estado dedicada a construir un lugar físico donde habitar y un lugar psicológico donde desarrollarnos: una escuela de desarrollo personal. Enrique Urrutia, quien fuera nuestro jefe scout, ha dirigido la escuela y ha acompañado a cada uno en su proceso de búsqueda personal de camino, sentido y bienestar.

Construimos nuestras casas en medio de un bosque, que con los años se ha ido transformando en un parque. En estos años, hay quienes han partido y otros que se han incorporado. Hoy en día, entre adultos e hijos, que en su mayoría ya están viviendo sus propios proyectos de vida, somos una familia-comunitaria de veintinueve personas. El parque, además de ser nuestro hogar, es un lugar de encuentro con nuestras familias y amigos.

Construimos nuestras casas en medio de un bosque, que con los años se ha ido transformando en un parque. En estos años, hay quienes han partido y otros que se han incorporado. Hoy en día, entre adultos e hijos, que en su mayoría ya están viviendo sus propios proyectos de vida, somos una familia-comunitaria de veintinueve personas. El parque, además de ser nuestro hogar, es un lugar de encuentro con nuestras familias y amigos.

Desde que llegamos hemos participado activamente en las juntas de vecinos de las localidades de Cahuala y Huillinco, donde hemos aportado a diversas iniciativas de desarrollo local, como una forma de retribuir la buena acogida de nuestros vecinos.

Desde que llegamos hemos participado activamente en las juntas de vecinos de las localidades de Cahuala y Huillinco, donde hemos aportado a diversas iniciativas de desarrollo local, como una forma de retribuir la buena acogida de nuestros vecinos.

Todos los adultos participamos como socios de Cahuala S.A., de la que nacen la mayoría de nuestros proyectos profesionales.

En estos más de treinta años, hemos fundado distintas empresas e iniciativas: Cahuala Consultores, Corporación Educacional Cahuala, Sociedad Educacional Cahuala , Agrícola Cahuala,  Centro Terapéutico Cahuala y Café del Lago. Estas empresas dan trabajo y un campo de desarrollo profesional y personal a la mayoría de los socios de Cahuala y a más de cien personas.  Algunos de los miembros de Cahuala se desempeñan profesionalmente en el Hospital de Castro, en consulta privada y en el MOP.  Más allá del ámbito laboral,  encontramos  un mayor bienestar equilibrando la vida profesional con diversas actividades recreativas.

Todos los adultos participamos como socios de Cahuala S.A., de la que nacen la mayoría de nuestros proyectos profesionales.

En estos más de treinta años, hemos fundado distintas empresas e iniciativas: Cahuala Consultores, Corporación Educacional Cahuala, Sociedad Educacional Cahuala , Agrícola Cahuala,  Centro Terapéutico Cahuala y Café del Lago. Estas empresas dan trabajo y un campo de desarrollo profesional y personal a la mayoría de los socios de Cahuala y a más de cien personas.  Algunos de los miembros de Cahuala se desempeñan profesionalmente en el Hospital de Castro, en consulta privada y en el MOP.  Más allá del ámbito laboral,  encontramos  un mayor bienestar equilibrando la vida profesional con diversas actividades recreativas.

A lo largo de estos años hemos aprendido que la naturaleza es un entorno propicio para el desarrollo y el encuentro con lo Superior, que es posible ser feliz y encontrar una vida llena de sentido para nosotros y los demás.

A lo largo de estos años hemos aprendido que la naturaleza es un entorno propicio para el desarrollo y el encuentro con lo Superior, que es posible ser feliz y encontrar una vida llena de sentido para nosotros y los demás.